Archivo de la etiqueta: Calle 30

EL CAFÉ DEL RIO EN MADRID RIO

El soterramiento de la M-30 ha sido una de las obras más polémicas realizadas por el Ayuntamiento de Madrid por el endeudamiento. Lo que si es cierto y, nadie puede negar, es la gran ganancia para los madrileños que supone la recuperación de este espacio.

AX_12421_2_3Enhancer

Madrid Rio  es hoy en día un gran parque que recorre el Rio Manzanares en donde podemos encontrar espacios verdes, conjuntos históricos, zonas para hacer deporte, zonas de juegos infantiles y lugares de esparcimiento y ocio. A lo largo de su recorrido hay numerosas terrazas y, en especial, el, Café del Rio restaurante terraza que se encuentra en el lado de la Casa de Campo junto a  la Avenida  de Portugal entre el Puente del Rey y el Puente de Segovia con unas vistas privilegiadas.

AX_12358_59_60Enhancer

El Café del Rio es un edificio cúbico con 2 plantas. En la planta superior tiene una enorme terraza que ocupa toda su extensión con unas increíbles vistas hacia el Campo del Moro, el Palacio Real y la Almudena. Ideal para comer, cenar o tomarse una copa. En la planta de abajo está el restaurante propiamente dicho y en el exterior también dispone de terraza a pie de calle.

AX_12418_19_20Enhancer

Fue polémica su concesión y construcción por encontrarse sobre el cauce del soterrado arroyo Merques. El lugar en donde se encuentra es privilegiado.

Su acristalamiento el  color gris de su exterior integra muy bien con el mobiliario considerado en Madrid Rio de tal forma que su impacto visual está muy bien conseguido.

AX_12400_1_2Enhancer

La decoración interior, obra de Miguel García Caridad, también integra con el entorno.

Lo que más destaca es su económico menú del día que nos permite comer en el interior por 10,5 Euros y, en la terraza por 12 Euros.  Para la terraza de arriba no es posible reservar. La cocina que ofrece es Mediterránea con platos caseros y tradicionales. El chef es Guillermo Carrión que proviene del Hotel Ritz y de la cadena de restaurantes La Máquina.

En cuanto a las copas tiene un precio estándar  en el verano Madrileno 6 Euros nacional y 12 euros los gin tonic internacional de postín y similares.

Como ejemplo de los que se puede degustar os dejo el menú del dia para hoy 2 de Julio de 2014

PRIMEROS

  • *Crema de verduras.*
  • *Salmorejo cordobes.*
  • *Pisto con huevo frito.*

SEGUNDOS

  • *  Cinta de lomo adobada.*
  • *  Pollo asado a la cerveza.*
  • *  Sepia a la plancha con mahonesa.*

AX_12415_6_7Enhancer AX_12412_3_4Enhancer AX_12406_7_8Enhancer AX_12403_4_5Enhancer AX_12397_8_9Enhancer AX_12391_2_3Enhancer AX_12388_89_90Enhancer AX_12385_6_7Enhancer AX_12382_3_4Enhancer AX_12379_80_81Enhancer AX_12373_4_5Enhancer AX_12367_8_9Enhancer AX_12355_6_7Enhancer AX_12424_5_6Enhancer

Anuncios

El Puente Pasarela de la Arganzuela en Madrid Rio

Está claro que este puente me recuerda un gusano. Se realizó en el año 2008 dentro de la adecuación de Madrid Rio tras el soterramiento de la M-30 hasta pasar a ser Calle 30.

AX_07013_4_5Enhancer

Aquí os presento las fotos que he realizado de la pasarela. De la web  Monumenta Madrid recogemos la descripción artística y formal de la pasarela.

Descripción histórica

La construcción del puente-pasarela de Arganzuela se enmarca dentro de las operaciones urbanísticas del proyecto Madrid-Río, que ha tenido como fin el  ajardinamiento y tratamiento paisajístico de los espacios liberados por el soterramiento de las vías de la M-30. Se trata de una más de las pasarelas peatonales y ciclistas que han de conectar ambos márgenes del Río, así como las áreas residenciales vecinas. Muchas de éstas se han realizado como meros pasos funcionales asociados a las antiguas presas, pero, en otros casos y en puntos significativos del recorrido, se ha decidido singularizar el entorno con proyectos especiales, al tiempo que se facilitaba la conexión peatonal y ciclista entre los barrios colindantes. Con este fin, fueron encargadas algunas de ellas a arquitectos y artistas de prestigio, como esta de Arganzuela al afamado arquitecto francés Dominique Perrault. La oportunidad de la construcción de la pasarela queda justificada por la conexión que facilita de los Distritos de Carabanchel y Arganzuela, al tiempo que permite un acceso directo al parque situado por debajo, del que constituye, en cierto sentido, su entrada monumental. Se sitúa además entre el histórico puente de Toledo y el puente de Praga, de los cuales se ofrecen hermosas vistas.

AX_07007_8_9Enhancer AX_07004_5_6Enhancer AX_06995_6_7Enhancer

Tras el concurso internacional de ideas convocado en 2005 para la reordenación del cauce del Manzanares, en el que participó Dominique Perrault con una arriesgada propuesta que, aunque no vencedora, obtuvo un premio especial por el tratamiento que hacía de los ejes viarios y peatonales de la ciudad en su entronque con el Río, le fue confiado en 2008, mediante encargo directo, el proyecto de esta pasarela. Su construcción, ligera y en gran parte prefabricada, fue rápida de modo que pudo ser inaugurada el 24 de marzo de 2011. TYPSA y MC2 la empresa que dirige Julio Martínez Calzón, fueron las responsables del desarrollo estructural e ingeniería de la pasarela.

AX_06992_3_4Enhancer AX_06989_90_91Enhancer AX_06986_7_8Enhancer AX_06983_4_5Enhancer

Martínez Calzón es un conocido Ingeniero de Caminos, especializado en puentes y estructuras de gran audacia y complicación, ha proyectado y calculado numerosas estructuras de ingeniería civil y arquitectura.

Martínez Calzón, fue galardonado con el premio Puente de Alcántara 1992 por haber construido la Torre de Collserola y haber cumplido 43 años de docencia en las escuelas de Ingenieros de Caminos de Madrid y Santander. Ha colaborado en la construcción de 26 puentes, la mayoría, de ellos en colaboración con el ingeniero José Antonio Fernández Ordóñez, puentes construidos desde 1970, sobre los ríos en Martorell, en Tortosa (puente del Milenario de Cataluña), Sevilla, Córdoba, Valencia, San Sebastián, Bilbao, pasos en ciudades, viaductos para alta velocidad, y obras en Canadá y Uruguay. También ha participado en la construcción de 24 estructuras para diferentes edificios, de arquitectos como Navarro Baldeweg (Museo de Altamira, Teatros del Canal), Pei (Torre Espacio), Rubio & Álvarez-Sala (Torre PwC), Cruz y Ortiz (La Peineta), Foster (Collserola), Miralles y Tagliabue (Gas Natural), Moneo (Diputación Cantabria), Arata Isozaki (Palau Sant Jordi) y Vázquez Consuegra (Torre de Cádiz).

Dominique Perrault es una de las figuras más destacadas de la arquitectura francesa y del panorama internacional. Su renombre como arquitecto de prestigio, le vino tras ganar el concurso para la Biblioteca Nacional de Francia en 1989. A partir de su construcción, recibió una serie de grandes encargos internacionales, de los que formó parte el Centro Olímpico de Tenis de Madrid o Caja Mágica en 2002, tal vez, su trabajo más reputado en España. Su preocupación como arquitecto desborda la escala tradicional de la arquitectura y trasciende más allá de los límites del edificio a una escala urbana y territorial. En la actualidad, desarrolla y dirige muchos proyectos de transformación urbana en Europa y Asia. Sus intereses, aparte de la cuestión paisajística, vienen asociados a una arquitectura de alta tecnología, elegante y sofisticada en el detalle y en su configuración formal. Ha sido galardonado con numerosos premios en Francia e internacionales, entre los que cabe destacar el Mies van der Rohe en 1997 por el concurso de la Biblioteca Nacional de Francia.

Descripción formal

El puente de Arganzuela es el mayor de los construidos en el proyecto de Madrid-Río con una longitud total de unos 250 m. Está dividida en dos tramos, el primero de ellos, al sur, salva el cauce del Río y arranca de la Avenida del Manzanares, mientras que el otro, al norte, vuela por encima del parque desde el Paseo de Yeserías. Ambas secciones se conectan en una pequeña colina artificial en el margen izquierdo, que queda así integrada en la orografía del entorno. Los dos tramos, el norte de 128 m y el sur de 150 m de longitud, están desalineados en planta, lo que da lugar en su desfase a un espacio de relación y entrada al parque, a modo de mirador o belvedere, desde el que descienden rampas a los caminos y áreas inferiores sobre las que vuela. La envergadura de la operación queda así justificada al salvar la pasarela no sólo el cauce del Manzanares sino también los caminos lineales que se crean a ambos lados del Río. El parque de Arganzuela de unas 25 ha de extensión, del que ya existía una parte, ha quedado así incorporado a las áreas de recreo y esparcimiento de Madrid-Río.

AX_06980_1_2Enhancer AX_06977_8_9Enhancer AX_06974_5_6Enhancer AX_06968_69_70Enhancer

La forma de cada uno de los tramos es suavemente cónica, variando entre 5 y 12 m. de diámetro, con una estructura lineal que los envuelve en forma de espiral. Se ha buscado una idea de ligereza y dinamismo con la forma giratoria, una imagen inusual que contrasta con la gravidez y estatismo de los puentes tradicionales. Cada uno de los conos consiste, en realidad, de una gran viga metálica tridimensional de sección circular y variable. La rigidez de cada viga se la proporcionan dos espirales que giran y se cruzan en sentido inverso. Otros perfiles longitudinales aportan forma y consistencia a modo de viga espacial. La solución permite una gran ligereza y eficiencia material, de modo que se salvan los pasos inferiores con una gran luz y con tan sólo dos apoyos en los extremos. Una gran banda helicoidal recubre cada uno de los conos al exterior con una malla metálica fijada a la estructura principal. El revestimiento en forma de malla protege al viandante del sol, además de aportar unos juegos formales interesantes. Por un lado, enfatiza la forma espiral de los tramos cuando la luz del sol incide en ella y marca el volumen cónico y, por otro, permite ventilar. El revestimiento mediante malla, además de las bandas sin cubrir, permiten vistas desde el interior a través del cerramiento con una sensación permanente de transparencia. La iluminación artificial interior proviene de una luz funcional que ilumina el paso a través en forma de farolas que también, dado el juego de transparencias, hace de la pasarela un objeto sorprendente y luminiscente durante la noche.

El tablero interior de madera es también ligero con una estructura metálica de soporte que apoya lateralmente en las vigas-espiral que conforman el cono. Los apoyos tienen lugar en los puntos de intersección de las dos espirales inversas que conforman cada cono. Para enfatizar más lo liviano del conjunto, la superficie del tablero no es opaca y permite filtrar la luz a través de las rendijas de las tablas, con la ventaja añadida de que se evita así la ingrata oscuridad que siempre genera un puente por debajo del mismo. Al interior, el tablero se divide en dos pasos, uno para peatones y otro para ciclistas, a distintos niveles. Unos báculos rítmicamente dispuestos en la línea que separa ambos niveles sostienen lámparas que iluminan el interior del cono. Se ha buscado crear un ambiente en el interior más allá del mero paso funcional. Así se dispone de lugares de estancia y terrazas desde las que contemplar el paso del agua y el adyacente puente histórico de Toledo.

AX_06962_3_4Enhancer AX_06953_4_5Enhancer AX_06946_7_8Enhancer AX_06943_4_5Enhancer AX_06937_8_9Enhancer AX_06930_1_2Enhancer AX_06924_5_6Enhancer AX_06920_1_2Enhancer AX_06917_8_9Enhancer