La Fuente Preñada del Parque del Oeste

_MG_9505_6_7Enhancer

Dar un paseo en otoño por la Rosaleda del Parque del Oeste es algo muy gratificante y relajante. Si te llevas un libro y te sientas a leer te olvidarás completamente de que estás en el centro de Madrid. No hay ni un alma y ni siquiera se oye un ruido. Si, como es el caso de este mes de noviembre de 2013 en Madrid, no hace frío y el sol de la tarde nos caliente un poquitin se te pasará el tiempo sin darte apenas cuenta.

El principal monumento de la Rosaleda es la Fuente Preñada….

La Rosaleda del Parque del Oeste se inauguró en 1955. Se realizó sobre unos terrenos que se denominaban “La Llana” Es obra del Jardinero Mayor Ramón Ortiz Ferré. En 1999 se reformó quedando en la configuración actual. Dentro de la Rosaleda está la Fuente Preñada. Es del año 1955 y sus autores son el escultor  Federico  Coullaut-Valera Mendigutia, el Arquitecto Lucio Oñoro  Domínguez, y el paisajista Ramón Ortiz Ferré.  Debe su nombre de “preñada” por la forma abultada del pilón. También se la denomina “Fuente de la Juventud” por la escultura de venus desnuda de mármol blanco que emerge desde las aguas.

Es el elemento ornamental principal de la Rosaleda y se sitúa en el eje principal que se conforma desde la puerta grande de la Rosaleda hasta la fuente. Esta situada a una cota superior a la que se encuentra el jardín. Se accede a ella mediante cuatro escalinatas que la sitúan en una terraza superior. La escultura corresponde a una joven desnuda en mármol blanco. Como se puede ver, a veces, los transeúntes algo vándalos, colocan a la joven diversos ornamentos. En el caso de las fotos que se acompañan la veréis con un cinturón negro.

La descripción que se da de este monumento en la Web del Ayto de Madrid es la siguiente:

Consiste básicamente en un pilón de planta lenticular, donde el lado trasero es un segmento de círculo, y el delantero es una parábola que avanza para hacer sitio a la estatua de una joven desnuda en mármol blanco. Como telón de fondo, 38 surtidores crean una cortina de agua de unos dos metros de altura, que se recorta sobre el oscuro follaje de los árboles.

Sin ser una obra excepcional, tiene la fortuna de puntuar con inteligencia y una perfecta valoración de la escala, la transición entre el plano descubierto de la rosaleda y la elevada arboleda posterior. Con gran sencillez se convierte en el motivo que atrae las miradas del visitante y consigue dar una escala monumental al conjunto, precisamente por su moderado tamaño. En sí, la escultura de Coullaut Valera es un ejercicio correcto y algo inexpresivo de ese academicismo con reminiscencias art-decó que permite en los años cincuenta hacer una figuración a medio camino entre el clasicismo y la estilización abstracta que entonces se impone en la escultura pública. La denominación de ‘fuente preñada” debe ser debida a la forma abultada del pilón, aunque también ha sido conocida siempre como “fuente de la juventud”, por la figura femenina que, como Venus, emerge impoluta de las aguas.

_MG_9603_4_5Enhancer _MG_9597_8_9Enhancer _MG_9591_2_3Enhancer _MG_9579_80_81Enhancer _MG_9523_4_5Enhancer _MG_9514_5_6Enhancer _MG_9606_7_8Enhancer

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s