Archivo de la etiqueta: Barroco en Madrid

LA PUERTA DEL MUSEO DE HISTORIA DE MADRID

Cuando vamos andando por la Calle de Fuencarral y llegamos a la altura del Tribunal de Cuentas, ante nosotros aparece frente a él, como si viniese de otra época, la puerta del que hoy es el Museo de Historia de Madrid y que antes era el Museo Municipal. Da la sensación que si la atravesamos daremos con otro universo paralelo digno de las Crónicas de Narnia o de los mundos de la tierra media de Talkien.  ¿Qué es esta puerta? ¿De dónde proviene?

AX_11831_2_3Enhancer

Lo que es hoy el Museo Municipal fue el Real Hospicio de San Fernando. Es obra de Pedro de Ribera quien lo proyecto en 1720. Se construyó entre 1721 y 1725.

Destaca su fachada barroca, obra cumbre del Estilo Churrigueresco.

AX_11828_29_30Enhancer

DESCRIPCIÓN FORMAL DEL EDIFICIO

De la web Monumenta Madrid  extraemos su descripción:

El Hospicio lo fundó en 1668 la Congregación del Santo Nombre de María en unos locales de la calle de Santa Isabel y se trasladó hacia 1674 a unas casas de la calle de Fuencarral, bajo el patrocinio de la reina gobernadora Mariana de Austria. La construcción actual data mayoritariamente del siglo XVIII y fue impulsada por el marqués de Vadillo. La importancia de la institución del Hospicio quedó reflejada en el magnífico complejo organizado por Ribera, en el que nuevamente conjugaba la sencillez de las líneas generales con la profusión ornamental de la portada. Ésta, esculpida por Juan Ron, es el mejor prototipo del barroco madrileño y resume en ella la simbología del edificio, dedicado a San Fernando. La presencia de óculos, florones, estípites, guirnaldas y cortinajes se articula con un dinamismo y profusión que perturba el espacio, pero con gran armonía. La capilla fue trazada por José del Arroyo antes de 1695. A principios del siglo XX el edificio estaba en una situación ruinosa y se decidió derribarlo, pero la Sociedad Central de Arquitectos, apoyada por la opinión pública, consiguió paralizar la demolición. Los restos (fachada, primera crujía y capilla) fueron declarados monumento nacional en 1919 y adquiridos por el Ayuntamiento de Madrid, que encargó a Luis Bellido la restauración y rehabilitación para Museo y Biblioteca Municipal. Bellido afrontó este trabajo respetando lo conservado y adaptando el resto a las nuevas actividades. Ha sido posteriormente rehabilitado, especialmente después del traslado de la Biblioteca Municipal al Cuartel del Conde Duque, momento en que el arquitecto Joaquín Roldán recuperó el espacio de la capilla para sala de arte y de conferencias, y en 1995 fue restaurada la portada, bajo la dirección de los profesores de petrología José María García de Miguel y Lázaro Sánchez Castillo.En la actualidad se llevan a cabo obras de remodelación con proyecto del arquitecto Juan Pablo Rodríguez Frade.

AX_11822_3_4Enhancer

LAS FOTOS

Las fotos has sido realizadas el día 14 de Junio de 2014 con una Canon EOS 600 D. Se ha utilizado técnica HDR con 3 disparos por toma en modo ahorquillado automático de la exposición (en inglés Bracketing). Los programas usados han sido Photomatix Pro, PhotoScape y PhotoShop CS4

AX_11819_20_21Enhancer AX_11816_7_8Enhancer AX_11810_1_2Enhancer AX_11807_8_9Enhancer AX_11834_Enhancer

LA ERMITA DE LA VIRGEN DEL PUERTO

Se sitúa en el paseo de la Virgen del Puerto en la margen izquierda del recuperado Manzanares tras el soterramiento de la M-30, en lo que fue el soto del parque del palacio. Es un hermoso ejemplar del Barroco español siendo unos de los primeros ejemplos.

IMG_9190_1_2_tonemapped_Enhancer

La fachada principal queda limitada por dos torres abalconadas que estan  coronadas por campanas y chapiteles. El portal es adintelado y el edificio está sustentado por pilastras. La capilla es de planta octogonal. El chapitel de la cúpula se soporta sobre un tambor ochavado.

IMG_9194_Enhancer

La explanada en torno a la ermita sirvió de lugar para la celebración de romerías hasta casi nuestros días

IMG_9185_6_7_tonemapped_Enhancer

Se construyó en el siglo XVIII, durante el reinado de Felipe V y se inauguró el 7 se Septiembre de 1718. La promovió el Marques de Vadillo, Francisco Antonio de Salcedo, que también era Consejero de Indias y Corregidor de Madrid, cuando presidió el ayuntamiento de la villa.

_MG_9307_8_9Enhancer

La ermita está dedicada a la patrona de Plasencia, lugar de nacimiento del marqués y gran devoto de la virgen. Los restos de su fundador descansan en la ermita desde 1729. Este hecho hace que la Virgen del Puerto de Plasencia sea posiblemente la única patrona provinciana que tiene en el corazón de Madrid un majestuoso santuario.

IMG_9182_3_4_tonemapped_Enhancer

El santuario es obra de Pedro Ribera  que era  uno de los discípulos de Churriguera.  Pedro Ribera también realizó la ordenación de los alrededores, el terreno que existía entre el Manzanares y el Campo del Moro que se denominaba Campos de la Tela. Diseño el Paseo que hoy se denomina de la Virgen del Puerto y que entonces se llamaba Paseo Nuevo. El Paseo estaba terminado en 1726 junto con la escalinata que salva el desnivel entre la cota de la ermita y la del paseo.

_MG_9345_6_7Enhancer

En 1945 fue declarado monumento nacional. En 1951 fue entregado al Obispado de Madrid, que lo ha puesto bajo la jurisdicción de la Parroquia de Santa Maria de la Cabeza.

La imagen que hoy se venera es copia exacta de la de Plasencia y ha sido realizada por el escultor Víctor González Gil, ya que la anterior fue destruida durante la guerra Civil.

_MG_9344_Enhancer

De la web Monumenta Madrid extraemos esta descripción:

El marqués de Vadillo, corregidor de Madrid, encarga a Ribera la realización de una ermita junto al Manzanares, bajo los Campos de la Tela (parque de Atenas), dentro de la urbanización, iniciada en 1716, del camino que los unía con del Pardo (hoy paseo de la Florida). Sigue la práctica barroca de crear un punto de referencia arquitectónica en zonas ajardinadas.

_MG_9341_2_3Enhancer

Ribera valora la situación de la iglesia en relación con la calle, separadas por un notable desnivel, que hace resaltar en la hábil distribución en planta y en la nitidez de sus líneas de contorno. Sorprende el diferente tratamiento interior-exterior.

_MG_9328_29_30Enhancer

Interiormente organiza un espacio central con cúpula, cuatro capillas en forma de exedra y cuatro sólidos pilares que completan el octógono, al exterior presenta un volumen formado por superficies planas. Conserva el sepulcro del marqués de Vadillo, obra de 1729, también de Ribera. En 1780, Juan Durán, autor del paseo alto, realiza la escalinata de doble bajada y construye nuevas habitaciones en las casas que envolvían el templo. Durante la Guerra Civil, las edificaciones anejas quedan totalmente destruidas, las torres y muros perimetrales seriamente dañadas, portada y chapitel únicamente sufren daños parciales. En 1948 se aprueba el proyecto de restauración de Mendoza y Cristos, respetando la concepción original de Ribera, reemplazan los pabellones adosados por dos cuerpos laterales de nueva fábrica similares a la cabecera que alberga el camarín. Entre las décadas de 1950 y 1980, por la Dirección General de Bellas Artes se llevan a cabo diversas obras de restauración y conservación bajo la dirección de su arquitecto conservador José Manuel González-Valcárcel.

_MG_9338_39_40Enhancer